11. Yachting junior

Comunidad náutica, en esta ocasión les compartimos el decimoprimer fragmento del libro
“50 Aniversario del Club Veleros Barlovento”, «Yachting junior»

Esperamos que lo disfruten.

 

Yachting  junior

Línea de vida

Ya con una nutrida flota de clases, organizarán un Festival Náutico en la Laguna de 25 de Mayo, junto con la Municipalidad de esa localidad. Llevaron Penguin, Oprimist, Lightning, Finn, 470 y Snipe. Seguirán luego visitando otros clubes del interior para difusión del yachting junior.

Debido a la intensa actividad de la escuela, y por gestión del socio Alberto Beretta, fue que la Secretaría de Marina donó en 1970 la lancha de chapa que el club bautiza Comandante Piedra Buena. Será la primera lancha de apoyo y se destina a la comisión de Regatas. Alberto Lassalle a veces llevaba un bote auxiliar, fondeaba la lancha y desde el bote asistía a los chicos.

Después, una fundación dedicada a la difusión de la náutica entre chicos con ganas de navegar, llamada Lobitos de Mar a cargo del doctor Carlos Jáuregui, cuyos esmeros publicaba el señor Porreto en el diario «La Nación”, al concluir sus actividades regala seis Optimist de fibra al club, institución elegida por su intensa labor en náutica junior. Luego, en 1974 y 75, el curso y los exámenes de timonel y patrón de yates estarán a cargo del doctor Carlos Jáuregui.

Las madres son lema aparte. Por ejemplo, Mar y “Negrita” Lassalle, para ayudar en la atención y el cuidado de los chicos, acompañaba siempre a Alberto, quien salía a cargo de la flota y timoneaba personalmente la lancha de apoyo Piedra Buena. Llevaban un montón de toallas, imprescindibles, ya que en esa época los chicos no usaban trajes de agua ni neoprene.

Cuando terminaban las regatas, subían ateridos a la lancha para calentarse con el motor y ‘Negrita’ los envolvía en las toallas. Las conseguían por donaciones de socios.

‘Negrita’ recuerda un pampero que le causó miedo. El viento dio vuelta gomones. Las flotas de Optimist estaban afuera y hubo muchas tumbadas. Ellos ayudaron a chicos del YCA y del CNSI, y la lancha del YCA San Fernando auxilió y traslado hasta esa sede del YCA a Alejandro Cosentíno, del Barlovento; ‘Negrita’ no descansó hasta verlo.

Tanto Claudia como Norma Lassalle fueron instructoras de las escuelita junior que empezaban a crecer en otros clubes náuticos. Claudia daba las clases en el club gratuitamente. Fue instructora de Penguin, Cadet y Optimist, luego iría al YCA como instructora de Cadet y Optimist. Norma recorrería los clubes de la zona ayudando en el armado de las escuelas junior. Armo la escuelita del Náutico San Martín; tenía que Cruzar sobre maderas por el monte y el pajonal que separaba los clubes. Luego fue al Barrancas. Aún hoy enseña, a su familia y amigos, en el lago de Epuyén, localidad patagónica donde decidió vivir.

Los Lassalle fueron y son muy queridos. Siempre acompañaron personalmente a la flota en el río, en Mar del Plata, en San Nicolás, en San Pedro y en otras canchas. Los chicos venían sin comida; luego, para las entregas de premios, siempre había tortas caseras hechas por las madres, quienes aportaban la bebida y la organización, generalmente a cargo de Madeleine Cosentino.

Hoy continúan el aporte y la colaboración de las madres del playón como team leaders, cuando el grupo va a canchas del interior, y en la organización de los campeonatos,

Con Héctor Suárez a cargo de la Capitanía, los chicos de Optimist, entre quienes estaban María del Pilar lvaldi, Marcelo Cunill Martínez, Alejandro Suárez, Alejandro Closs y varios más, visitan otros clubes durante casi un año para enseñar y difundir la práctica del Optimist. Ayudaron así en el armado de la escuela del Club San Fernando.

Se destacó también entre ellos Daniel Fioritti, quien sería campeón argentino de Optimist en 1979 y fue seleccionado para el Mundial de Optimist que se corrió en La Baule, Francia; al año siguiente nos representó en Finlandia y después en la clase Europa. Luego se integrará como instructor. Por lo actuado por el club entre los más jóvenes, la Armada, a través de su Servicio Náutico Deportivo, donará nuevamente un Optimist completo.

Intenso también fue el trabajo de la escuela de náutica junior cuando nuevamente se abrió a la comunidad sanfernandina, a través del Consejo Escolar, en épocas del Comodoro Márquez y del intendente Viviant. Luego esta actividad con las escuelas del distrito se suspende, por seguridad, cuando comienzan los trabajos de dragado de la bahía sur.

Concluidos estos, se ofrecen nuevamente las instalaciones . Por pedido especial de la Intendencia y del Consejo Escolar, se usaran las instalaciones para el programa Escuelas de Verano; así, niños de escolaridad primaria concurren diariamente por la mañana al parque y a la pileta de menores acompañados por sus celadores. Por 1985, a pedido del entonces jefe de Prensa del municipio, Ramón Esteban, se prestarán Optimist a la Escuela Municipal de Náutica. Se repetirá la experiencia en el año 86.

«La instrucción en Optimist está reservada a los menores radicados en el distrito […] esos barcos son cedidos por un club local, el Barlovento, institución que pondrá cinco veleritos y un bote de goma para atenderlos con el cuerpo docente embarcado en él. Están reservados a veinte alumnos por turno […] por ahora se utilizan las instalaciones del ya citado Club de Veleros Barlovento.»

(Nota de Alberto Enguix en el semanario Costa Norte, 4 de enero de 1985)


Reglamento de uso de la lancha Comandante Piedra Buena

1) Dado que la actividad náutica es el objetivo principal del club y que la misma se basa en el cumplimiento del programa oficial de la FAY, que se desarrolla con fecha previamente establecida, se hace necesario que la lancha Piedra Buena quede a disposición del Capitán o comisión de Regatas para el cumplimiento de los fines indicados.

2) El responsable designado por el Capitán o comisión de Regatas asentará la salida, entrada, destino y novedades que hubiere en el libro que se habilitará al efecto.

3) El conductor de la lancha que se designe estará a disposición del Capitán o de la comisión de Regatas para el cumplimiento de tales fines.

4) Los días que la lancha no esté afectada a la actividad deportiva, el Vicecomodoro designará al responsable de la misma, el cual también dará cumplimiento a lo determinado en el art. 2° (Acta N° 372, del 02-01-75).

Comisión Directiva


 


Tres

Cuanto el Capitán era Armando Cobianchi, en el año 1974, el doctor Jorge Protta, quien en ese momento presidía la FAY, informa que debido a la cantidad de embarcaciones, de socios, de participantes en regatas, de instalaciones dedicadas al servicio náutico, y a la intensa actividad en la difusión y práctica de la navegación a vela generada desde y por el Club de Veleros Barlovento, este contará con tres votos en la Federación Argentina de Yachting. El 26-09-75, la FAY lo comunica por nota.

La Asamblea de socios de 1983 nombra tres socios honorarios por sus aportes a la náutica: los reconocidos diseñadores German Frers y Manuel Campos y Armando Schenkel, el acreditado profesor de náutica y diseño, quien dio cursos de navegación, colaborando desinteresadamente con la escuela de náutica del club.

 


Se pueden ver todos los Capítulos en Institucional/Memorias-Barlovento